Contenido

El presente trabajo viene a ofrece una visión de síntesis del rico patrimonio de arquitectura hidráulica en Andalucía. Se centra en las fuentes públicas de Abdalucía durante la Edad Moderna (siglos XVI-XVIII), época en la que estas estructuras implicaban una mayor variedad de connotaciones: funcional, representativa, retórica, de ornato. Además de una valoración historiográfica sobre el tema incluye un recorrido por las principales tipologías de fuentes públicas del ámbito andaluz, así como la valoración de aspectos simbólicos e iconográficos a través de los ejemplos más señeros.

El texto se publicó anteriormente en "VII Simposio del Agua en Andalucía. Agua y Cultura. Madrid, Instituto Geológico y Minero, 2008, pp. 3-22. Conferencia inaugural: Cruz Cabrera, José Policarpo. 'Agua, poder, arquitectura. Las fuentes públicas en la Andalucía de la edad moderna'”. Las fotos hemos añadido nosotros. Gran parte de ellos nos ha facilitado el Proyecto Conoce Tus Fuentes que igualmente participó en dicho simposio. Nos ha sido de gran ayuda y les agradecemos mucho su aportación.

1. INTRODUCCIÓN. ESTADO DE LA CUESTIÓN

Foto de José Policarpo Cruz Cabrera

El abastecimiento de agua a las ciudades ha sido un tema capital para la planificación urbana desde el mismo origen histórico de las ciudades. Por contra, dentro de la historiografía arquitectónica y urbana el interés por las redes de abastecimiento hídrico y su parte material más vivisble y emblemática, las fuentes públicas, ha sido muy reciente. Quizás la primera publicación específica al respecto en Andalucía sea el opúsculo de Julio Belza (1971) sobre las fuentes de Granada. Habrá que esperar, no obstante, a la década de 1980 para que se produzcan los primeros trabajos de investigación monográficos, siendo clave en este sentido la contribución de Soledad Lázaro Damas sobre las fuentes de Jaén (1987).

Portada "Fuentes de Granada"

A partir de ese momento, y hasta la actualidad, han surgido en el mercado editorial hispano obras de referencia significativas para el estudio de las relaciones entre agua y cultura, tema que centra las actividades del presente congreso; obras éstas que componen un cuadro poliédrico y multidisciplinar, que van desde el ámbito de la planificación urbana y paisajística (Granero Martín) a la historia de la hidráulica (García de Diego, García Tapia), desde la arqueología (Actas de los Coloquios de Historia y Medio Físico, celebrados en Almería en 1989 y 1996) al estudio de la tecnología hidráulica preindustrial (González Tascón); y, especialmente, lo relativo al estudio de las fuentes públicas como elementos arquitectónicos y patrimoniales, con varias monografías y artículos especializados. Cumplida cuenta de la producción historiográfica en este sentido en el ámbito andaluz aporta la selección bibliográfica que cierra el presente trabajo.

Portada del libro "Fábricas hidráulicas españolas"

En los últimos años se ha avanzado mucho en cuanto a la concienciación de la riqueza patrimonial de las fuentes, elementos vivos e imprescindibles de la cotidianeidad histórica de nuestras ciudades hasta hace relativamente poco tiempo, hasta que las innovaciones tecnológicas de hace tan sólo una o dos generaciones han permitido proveernos de agua con una operación tan sencilla como la manipulación de un grifo, olvidando o relegando aquellos hitos vitales a un mero disfrute visual. Buena prueba de este nuevo interés cultural por las fuentes públicas son la Base de Datos del Patrimonio Inmueble de Andalucía (BDI), perteneciente al SIPHA (Sistema de Información del Patrimonio Histórico de Andalucía), cuya consulta aporta, bajo la tipología fuentes, una cantidad aproximada de 470 registros; o, por otro lado, la reciente edición por parte de la Agencia Andaluza del Agua de una Breve guía del patrimonio hidráulico Andaluz, bajo la dirección de Isabel Bestué Cardiel e Ignacio González Tascón (2006) y que en parte se basa en el Inventario de fuentes públicas y surtidores de Andalucía elaborado por la Junta en 1988. No obstante lo dicho, en el primer caso faltan a menudo documentación gráfica o la competente descripción histórico-formal, mientras que el segundo, siendo un extraordinario acercamiento a la complejidad de nuestro patrimonio hidráulico desde amplios puntos de vista (molinos, presas, lavaderos, canales, etc.), reseña tan sólo una decena de fuentes públicas monumentales. Hoy por hoy, amén de las aportaciones bibliográficas recogidas al final del presente trabajo, hay que basarse en la siempre conflictiva y compleja consulta de datos a través de portales telemáticos y en la recensión de literatura periegética, guías locales donde quepa esperar benévolamente el interés del autor en cuanto al tema aquí tratado.