El pasado Jueves 5 de octubre tuvimos la oportunidad de asistir a la interesante conferencia del arquitecto Dr. Javier Castellano Pulido en el Centro Cajagranada de Motril sobre el patrimonio fértil. El acto fue presentado por la vicepresidenta del Ateneo de Motril Encarna Escañuela. La Costa Tropical posee en Salobreña uno de sus enclaves más singulares desde el punto de vista paisajístico. Se ubica en la zona comprendida entre la peña del Castillo de Salobreña, los suelos turísticos residenciales, el núcleo de población de La Caleta-La Guardia y la playa. Este ámbito, ligado tradicionalmente al cultivo de la caña de azúcar y a los huertos familiares, ha constituido uno de los espacios más representativos del litoral granadino como espacio vinculado a la actividad agro-industrial de una de las azucareras más importantes de la costa granadina; la Fábrica de Azúcar del Guadalfeo. 1El Plan General del año 1999 clasificó esta zona como Suelo Urbanizable con uso Turístico Hotelero, constituyendo la Unidad Sue-TH1.

La carencia de una verdadera reflexión sobre el significado de los paisajes agrícolas periféricos a la ciudad que van a ser urbanizados, como ámbitos depositarios de contenidos patrimoniales, puede llevar a la eliminación de todo rastro o huella del pasado, tal y como ha está sucediendo en multitud de lugares de todo el mundo. Estos procedimientos de planificación y desarrollo son característicos de la cultura occidental de las últimas décadas pero las ciudades han crecido históricamente realizando transferencias con la agricultura, generándose por contigüidad, reutilizando y reciclando estructuras e infraestructuras agrícolas o aplicando los conocimientos desarrollados en la transformación del territorio para hacerlo más fértil. 2

El 30 de octubre de 2015, se leyó en la Universidad de Granada la tesis doctoral EL PATRIMONIO FÉRTIL. Transferencias entre el paisaje agrícola y la arquitectura en los crecimientos urbanos. Esta tesis teórico-práctica, cuya elaboración supuso casi una década de trabajo, situó al TH1 de Salobreña como paradigma de este problema. A partir de una propuesta desarrollada en 2007 sobre el conjunto paisajístico de los hoteles, el arquitecto autor planteó una revisión de los intercambios y las transferencias entre la agricultura y la arquitectura a través del arte, la historia y el proyecto como estrategia para un crecimiento más sostenible, capaz de ampliar la noción actual de patrimonio sobre los suelos en cultivo destinados a ser transformados por la ciudad. Este trabajo supuso también el rastreo de una historia personal, vinculada a este territorio agrícola conocido por el autor desde la infancia. 

En 2015, en las mismas fechas de la lectura de la tesis, se reanudaban, tras años de paralización, los trabajos de urbanización del sector sin una propuesta integral definida para todo el territorio. Una vez terminen las obras, la oportunidad de impulsar un verdadero proyecto integrador que atienda a la noción de paisaje y que armonice la intervención en todas las parcelas dentro del sector se encuentra aún pendiente. 3