Las diferentes formas de expresión de la música folk tradicional -como ya hemos señalado- se deben a su orígen británico, incluyendo las canciones y las baladas. Una gran variedad de canciones folk relatan, simplemente, las vidas de gente normal desde hace siglos; otras describen famosas historias de amor o rinden tributo a la naturaleza. Las estrofas las pueden interpretar solistas, con coros o estribillos cantados por los acompañantes a la fiesta, celebración, recital o concierto.

Algunas canciones folk se aprendían en la escuela y eran conocidas por cualquiera: Greensleeves o Auld lang syne, por ejemplo, son consideradas canciones folk tradicionales. Fuera de Inglaterra, en Gales y en Irlanda la canción solía acompañarse del arpa, pero la mayor parte de ellas contaban con la presencia de guitarra o piano. Muchos instrumentos de música folk son de procedencia escocesa o irlandesa: el agradable lamento de la gaita, la flauta, la armónica, el ‘bodhrán’ o tambor irlandés, e incluso la alegría y musicalidad de los bailes tradicionales de Irlanda acompañados de violín (más tarde exportado a la música ‘country-western’ norteamericana).

La Música Folk norteamericana, pues, se basaba fundamentalmente en la que los inmigrantes británicos e irlandeses importaron con su incorporación a la sociedad estadounidense: ese tipo de canciones folk les ayudaba a mantener vivas las tradiciones y recuerdos de sus antepasados en una tierra nueva, y a veces inhóspita, para muchos de ellos. Desde finales del siglo XIX gran cantidad de canciones que habían sido transmitidas oralmente se clasificaron y se escribieron.

La teoría de que las canciones folk fueran, originalmente, composiciones grupales se ha visto modificada en estudios recientes. En ellos se asume que el germen de una melodía folk lo produce un individuo y, posteriormente, se modifica en parte, o en su totalidad, en el proceso de transmisión a su expresión grupal. Podemos distinguir individualidades étnicas o nacionales dentro de la música folk, incluso en el caso de canciones exportadas de un país a otro. Existen pocos pueblos cuyas canciones folk sean completamente indígenas, y entre los casos más obvios está la balada inglesa que podemos identificar en diversas partes de Norteamérica. Muchas de ellas fueron seleccionadas por Francis Child (profesor de Retórica y de literatura inglesa en la Universidad de Harvard, autor de English and Scottish popular ballads) a finales del siglo XIX. Al comenzar el siglo XX el interés por la canción folk fue en aumento, debido fundamentalmente a que la recopilación y transcripción de materiales que contenían música folk se vieron facilitadas con la aparición del fonógrafo y las grabadoras. Todo ello pudo realizarse gracias a que, a partir de 1932, utilizando un   equipo de grabadoras, el folklorista americano John Avery Lomax y su hijo Alan, de 18 años,  hicieran su primera expedición a los estados del Sur y a sus comunidades. Estas primeras incursiones de ‘captura de testimonios grabados’ cristalizaron en Archivos catalogados en el Departamento de Música de la Biblioteca del Congreso, en Washington DC. En 1933 los Lomax visitaron la Penitenciaría de Lousiana para grabar canciones de algunos convictos, y conocieron a Huddy Lebbetter, un condenado por asesinato, con una potente y cuidada voz que tocaba la guitarra de 12 cuerdas. Alan quedó impresionado por el cantante, al que promocionó y haría famoso con el nombre de ‘Leadbelly’. John Lomax y su hijo pidieron la conmutación de la pena, y al haber cumplido parte de su condena, fue aceptada por el gobernador.

 lomaxhero 600x315

La ‘caza de brujas’ de los cincuenta, también llamada ‘era McCarthy’, fue la razón fundamental de que Lomax se marchara a Inglaterra, donde continuaría con programas monográficos sobre la música folk, haciendo que el interés popular en la canción folk norteamericana fuera en aumento. Un músico de Glasgow, Lonnie Donegan, grabó y comercializó canciones de Leadbelly y otros: con una guitarra, y con un estilo muy original y peculiar estaba creando la ‘Música Skiffle’ (de la que más adelante hablaremos). Mientras, en Estados Unidos, los últimos años de los cincuenta y el principio de los sesenta hicieron surgir una realidad incuestionable: el ‘boom’ de la música folk, centrado sobre todo en Greenwich Village y en los Festival Folk de Newport (Rhode Island). En sus orígenes, la canción folk ha sido la música de la clase obrera y, con algunas excepciones, no ha cosechado mucho éxito comercial. El folk, por definición, es algo que cualquiera puede entender y participar. Su temática es amplia y variada: los derechos humanos, la guerra, el trabajo, las huelgas, la sátira, y, por supuesto, el amor.

Desde el comienzo de la historia norteamericana, la música folk ha aparecido siempre que la gente la necesitaba. Las primeras canciones surgen en la esclavitud negra norteamericana como el espiritual ‘Down by the riverside’. Eran canciones sobre la penuria y la lucha por sobrevivir, pero llenas de esperanza y determinación que tenían su origen en la necesidad del obrero por alcanzar un mundo mejor donde poder hacer frente a su escasez y limitaciones.

La música folk norteamericana es, no obstante, una amplia categoría que incluye diferentes estilos como el country, gospel, música tradicional, el folk de los Apalaches, el blues y la música tejana. Se le considera ‘música de raíces’ porque sirvió como base a la música que posteriormente se desarrollaría en Estados Unidos y que incluiría el rock-and-roll, rhythm & blues y jazz.

Ya en el siglo XX, en la década de los veinte, la familia Carter, cantantes tradicionales y puristas, interpretaron canciones folk desde 1927 a 1941, con títulos como ‘Wabash Cannonball’ y ‘Will the circle be unbroken?’. En 1970, la familia Carter fue el primer grupo folk elegido para formar parte del Salón de la Fama de la música folk-country.

Las aspiraciones de los obreros por lograr una legislación contra el trabajo infantil y la jornada de ocho horas, hizo que trabajadores y cantautores se reunieran en iglesias, sindicatos e, incluso, en habitaciones particulares para aprender canciones que  les ayudaran en su lucha. Uno de esos cantautores fue Joe Hill, cuyas canciones adaptaron la música de himnos religiosos a versos sobre la lucha obrera y contra la esclavitud.

A partir de 1930, la canción folk experimenta un renacimiento como consecuencia de la llamada  ‘gran depresión norteamericana’, que tiene su orígen en la caída del mercado bursátil de Nueva York en 1929 y que terminaría en 1941, con la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.  Esta situación encuentra en la canción tradicional un bastón donde apoyar la miseria y la desesperanza. En ese tiempo una serie de sequías y tormentas de arena obligó a los granjeros de Kansas, Texas, Colorado, Nuevo Méjico y Oklahoma a buscar salida a su pobreza, dirigiendo su mirada a California y al estado de Nueva York. El ‘Dust Bowl’ fue un fenómeno atmosférico que trajo consecuencias devastadoras para los sureños. Su larga duración, cercana a la década, produjo la práctica aniquilación de la agricultura en toda la zona meridional estadounidense. Sirva como ilustración de aquellos años la novela de John Steinbeck ‘The grapes of wrath’ (Las uvas de la ira).      

En los cincuenta la industria discográfica logró que la música folk se comercializara. Este interés en el folk también hizo que los ‘folk clubs’ proliferaran por todo el país. El escocés Lonnie Donegan (1931-2002), intérprete de jazz, había combinado la música folk americana y los ritmos del rock and roll para crear el Skiffle: estilo musical con instrumentos caseros improvisados como un peine y papel, cucharillas, flautas hechas de fundas de puros habanos, etc., junto a la tradicional guitarra y acompañamientos varios. Oxford English Dictionary lo define como sinónimo de “rent party”, fiestas caseras en las que se contrataba un músico para animarlas. Se hizo muy popular en la Inglaterra de mediados de los cincuenta. Donegan alcanzó éxito internacional con “The Leadbelly Song” y la canción skiffle satírica ‘Does your chewing gum lose its flavour when you put it on the bedpost over night?’  . La música no era muy profunda pero divertía a todos los públicos, era fácil de tocar, barata, e inspiró a muchos jóvenes a intentar hacerla. Otros conocidos grupos británicos de skiffle fueron “The Gin Mill Skiffle Group” y “The Quarry Men Skiffle Group” de Liverpool, liderados por John Lennon y posteriormente conocidos como THE BEATLES. La popularidad de este tipo de música abrió los ojos de los británicos hacia la idea de que podían hacer música y llegar al público. El resultado fue la explosión musical que supuso la llamada Invasión Británica en Estados Unidos.

The Beatles

Cuando Roger McGuinn oyó a The Beatles en 1964, él, y otros muchos miles, querían ser como ellos. También se interesó por elementos musicales folk derivados del skiffle. Con algunos músicos afines a su estilo, entre ellos David Crosby, creó “The Byrds” y comenzaron la búsqueda de una canción que los lanzara al estrellato. La encontraron en la amplia producción de BOB DYLAN, cambiaron el tempo, añadieron voces de fondo (The Beach Boys) y una intro de Bach: ‘Mr. Tambourine Man’ anunciaba el nacimiento de la Música Folk-Rock.

Las principales novedades que distinguen a la canción encuadrada en lo que denominamos folk-rock podrían ser las siguientes: letras centradas en temas universales o personales con mensaje, combinación de estilos e intérpretes que escriban y graben su propio material, utilización de instrumentos musicales novedosos: guitarra eléctrica, acústica, bajo eléctrico, percusión, acompañamiento de viento (flauta, saxo, trompeta), y otros instrumentos de cuerda como fondo (mandolina, ukelele, laúd).

Pero el folk-rock logra aglutinar a toda una gama de tendencias que, hasta ahora, no se había producido. La llegada de avanzados medios de grabación, mesas de sonido hasta hace poco impensables, música electrónica basada, en su mayor parte, en sintetizadores y teclados multifunciones, junto a la gran avidez renovadora del cantautor estándar, y su innegable afán por abrir nuevos campos musicales, hacen que un elevado número de intérpretes-compositores se incorporen a este recién nacido folk-rock que irá creciendo hasta ir incorporando músicas que parecían haber pasado a mejor vida, es el caso del ‘country’ con su resurgimiento en forma de ‘folk-country-rock’. Recordemos que el “Rock-and-roll” nace como tal en los años cincuenta como un tipo de música popular en la que el jazz, el country-blues y la música llamada ‘western’ se funden en una sola, con personas como Haley, ELVIS PRESLEY, Chuck Berry y Buddy Holly.

elvis 0

Por lo tanto, en la relación de cantautores que hemos seleccionado para este trabajo, el número de intérpretes de ‘música folk-rock’ es, notoriamente, superior al de ‘cantautores folk’ tradicionales, y también a aquellos que englobamos en el grupo de ‘folk-country’. Todo ello debido, tanto a las bases instrumentales utilizadas en sus temas, como a su implicación profesional y personal en una determinada etiqueta, más cercana al tipo y estilo de música con la que se identifican. Como muestra, valgan las raíces folk de Lou Reed que evolucionarían hasta el “folk-rock” para (en una etapa de su peculiar vida musical) llegar hasta el término que muchos críticos acuñaron, específicamente, para él y para el británico David Bowie, conocido como “folk-glam-rock”. Folk-rock, a fín de cuentas. 

En cuanto a la Música ‘Folk-Country’ digamos que su orígen se remonta a los inicios del siglo XIX con la masiva llegada de inmigrantes en Estados Unidos, llevando consigo el folklore de la Vieja Europa: antiguas baladas que se interpretan por todos el país, acompañadas de gaitas y violines, calan, especialmente en los estados sureños, por su economía agraria y su carácter conservador y, en muchos casos, religioso. Este folklore agrícola, o rural, no se inmoviliza, sino que se ve influido por el ‘Minstrel Show’ (cantantes que imitaban los cánticos de los negros), por canciones populares y por diferentes estilos musicales negros como el ‘blues’, himnos religiosos, así como la música popular de sus vecinos mejicanos. Su divulgación iba desde las fiestas populares del obrero hasta los concursos de instrumentistas, muy frecuentes a finales del siglo XIX. Surge también la figura del músico rural, casi profesional, que canta en las calles, carnavales y albergues de mineros, que deriva, a principios del siglo XX, en las primeras ‘bandas de cuerda’, Estas bandas se autoparodiaban, exagerando su imagen, y su música era llamada ‘Songs of the hills and plains’ (canciones de las colinas y las llanuras), y más tarde se bautizaría con el nombre de ‘Country’.

1280 country music location infographic 0

Aunque partiendo de un orígen común, la música folk-country se ha fusionado y enriquecido a través de distintos estilos. Algunas de las vertientes que le han aportado nombres y corrientes propias son el ‘bluegrass’, el country alternativo, country & western, country-rock y el ‘hillbilly’, entre otros. En 1968 y 1969, la popularidad de la televisión hizo que la música folk-country tuviera mayor presencia, gracias a ello hubo algunos éxitos en las listas, pero nunca llegaron a tener gran repercusión, quedando relegada a un subgénero musical. Sin embargo, a mediados de los años setenta surge la figura de un antiguo activista, militante de mil y una batallas sociopolíticas, que se llamaba Willie Nelson que, acercándose al movimiento ‘pop’, consiguió –como también hizo la explosiva Dolly Parton- llegar a lo más alto, vendiendo millones de discos.

 

Antonio Fernández Ferrer (Extracto del libro "La canción folk norteamericana. Cantautores y textos" )